mantener la trufa fresca

conservar trufa fresca

Hoy te vamos a explicar cómo conservar la trufa fresca cuando llegue a tus manos. Es muy importante que tengas en cuenta ciertas recomendaciones para que este producto natural de temporada se mantenga fresco y en perfectas condiciones durante varios días. Nosotros mismos las recogemos, las seleccionamos y las enviamos directamente, sin intermediarios.

Queremos que disfrutes de la experiencia cuando recibas nuestras trufas, así que cuando tengas la caja en tus manos, la abras y encuentres el recipiente que las conserva, haz lo siguiente: Abre la tapa y cierra los ojos.

Como conservar las trufas

Cómo conservar la trufa

Saber como conservar trufa fresca es muy fácil, simplemente tienes que seguir estos pasos una vez has recibido tu pack.

  • Las trufas deben conservarse en frío. La mejor opción para conservar las trufas en casa, es en la nevera a una temperatura entre 1º y 4º.
  • Coge papel de cocina y dóblalo por la mitad un par de veces e introdúcelo en un bote de cristal. Debes hacer este paso para absorber el excedente de humedad que genera la trufa, recuerda que sigue siendo un ser vivo, y cambia el papel cada dos días.
  • Para consumirla la trufa en perfectas condiciones y siguiendo los pasos anteriores, debes hacerlo en un plazo de 5-6 días.

La trufa fresca es uno de los productos más selectos y preciados de la gastronomía, y su conservación es clave. Ahora solo nos queda decirte: ¡Disfrútalas!

Si te has quedado con ganas de repetir tu pedido de trufa, entra en la sección de tienda de trufas frescas y elige tu próximo pack.

Curiosidades sobre la trufa negra

A continuación te contamos algunas curiosidades y prácticas que nosotros no recomendamos en nuestras trufas frescas.

  • La trufa negra no se debe mantener a temperatura ambiente ya que puede perder sus propiedades.
  • Nuestras trufas las recibes limpias, pero no olvides que vienen del campo y que solo han pasado 24 horas desde su recogida. Si por lo que sea, necesitas limpiar la trufa, coloca la trufa debajo de un grifo con agua fría y límpiala con suavidad utilizando un pequeño cepillo de cerdas suaves. A continuación sécala con papel de cocina y déjala en un recipiente de cristal.
  • No guardes las trufas en recipientes de plástico. Puedes reciclar cualquier bote de pepinillos, ya que son anchos y tienen buenas dimensiones para colocar las trufas.