Tu Cesta

El clima y la maduración de la trufa

El clima extremo es clave para alcanzar la plena madurez de la trufa, solo así conseguimos que este diamante negro desprenda su perfume característico. Bajo nuestras tierras de Teruel se encuentran ellas, las trufas de invierno (Tuber melanosporum) que recolectamos desde mitad de noviembre hasta mitad de marzo.

Estamos a punto de cerrar la campaña de recolecta de la trufa negra, una campaña que abarca la parte climatológica más dura del año.

Así pues, te contamos por qué es importante este tipo de clima para que podamos recolectar los mejores ejemplares.

  • La trufa durante su crecimiento ha necesitado variedad de condiciones climáticas para desarrollar todo su esplendor.
  • Desde el inicio de la campaña necesita humedad en la tierra, pues es un hongo y se desarrolla cuanto mejor con un buen equilibrio de humedad.
  • Además, este producto necesita aridez en el suelo y temperaturas frías. En nuestra zona de cultivo, el invierno es duro y continuo, lo que hace que la trufa desarrolle sus propiedades de manera lenta pero continua.
  • Las condiciones tan adversas, nos obligan a sacrificar ciertos ejemplares para conseguir extraer solo los mejores.
  • Y también la influencia de estas condiciones severas hace que el proceso de recolecta se desarrolle en días fríos, ventosos y desapacibles, pero todo sea por servir este maravilloso tesoro a nuestros clientes.

Y recuerda que la conservación de la trufa es clave, así que una vez la tengas en tus manos sigue las siguientes recomendaciones para mantenerla fresca: Cómo mantener la trufa fresca.